Your browser (Internet Explorer 7 or lower) is out of date. It has known security flaws and may not display all features of this and other websites. Learn how to update your browser.

X

Navigate

Capítulo 11: Principios que se derivan del concepto de la presencia universal

PRIMER PRINCIPIO: Amar a tu prójimo porque eres tú mismo

Si todos los seres formamos parte de una misma Presencia o Dios Universal es porque somos parte de un mismo cuerpo, destruir una parte de él es destruirnos a nosotros mismos. Amar a Dios es amar a cada parte que lo conforma.

Es la conservación versus la autodestrucción: Debemos cuidarnos y preservar a cada existencia porque todo daño a cualquiera de las partes lesiona el todo y menoscaba a todos.

SEGUNDO PRINCIPIO: La dualidad de todo lo existente en el Universo

Taijitu polarity by Nyo

En todo el Universo coexisten los polos negativo y positivo. El bien y el mal, la oscuridad y la luz conviven en el Universo y en cada ser.
Es a nivel de conciencia personal que se puede seleccionar a cuál de los dos polos seguiremos, para dictaminar nuestra conducta.

Igual dilema y contradicción se mantiene en la Conciencia Universal.
Si la mayoría de las conciencias de los seres escogen el Mal, la Presencia Universal tenderá a ese polo, si por el contrario se opta por el Bien, en la Conciencia Universal se fortalecerá el polo positivo.

TERCER PRINCIPIO: Premio o castigo

Premio o Castigo

Al hacer el Bien, fortalecemos el polo positivo de la Presencia Universal y nos reflejará su positividad en nuestra vida, si hacemos el Mal, la Conciencia Universal nos mostrará su lado sombrío.

CUARTO PRINCIPIO: El Perdón permanente

Welcoming Guests

La disculpa de la ofensa es un principio vital. Los seres humanos debemos perdonar a quienes nos hacen daño porque, juntos, componemos un ser viviente superior del cual formamos parte.

Odiar a otro ser humano es odiarnos a nosotros mismos, lo cual nos provoca más deterioro del que podamos haber recibido de algún ofensor. Creer en una Conciencia Universal nos lleva al perdón humano.

La fuerza del perdón

Quienes odian, son débiles y pagan caro su malevolencia. Odiar a otros es odiarse a sí mismo, porque es autodestructivo, y la primera víctima del rencor es de quien lo siente.
Veamos algunos casos de seres humanos que intuyeron a una Conciencia Universal y expresaron uno de sus principios, el perdón universal:

Nelson Mandela tenía todas las razones para el resentimiento social, pero a diferencia de otros supuestos líderes no usó “el odio como motor de la revolución”, como dijeran algunos equivocados de la humanidad. Mandela en lugar del odio recurrió al perdón como motor de la historia.

Tuvo 27 años en prisión, de trabajos forzados y de maltratos físicos y psicológicos. No obstante, al salir de la cárcel ¡Perdonó a sus opresores!, y dijo que era tiempo de curar las heridas... Tiempo de superar los abismos que nos separan. Tiempo de construir... Los resultados fueron positivos.

Martin Luther King también pensaba igual y predicaba diciendo que un ser vil no perdona nunca porque no está en su naturaleza... El que es incapaz de perdonar es incapaz de amar, concluía.

Mahatma Gandhi igualmente pregonaba que perdonar es el valor de los valientes... "Solamente aquel que es bastante fuerte para perdonar una ofensa, sabe amar".

Otro líder de la humanidad, Jesús de Nazaret, sufrió lo inconcebible y no odió a sus verdugos, simplemente expresó: "Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen". Cuando enseñaba a sus discípulos les recomendó que siempre perdonaran: "Setenta veces siete", indicó.

Estos cuatro hombres, seres humanos gigantes, son recordados y serán recordados por la humanidad por siempre. A quienes los lastimaron no.
Debemos reconocer que los sentimientos de odio y rencor dejan un efecto duradero nosotros. Debemos promover el perdón para sanar.

La Presencia Universal, la Divina Providencia o Dios, es un ser conformado por todo lo que existe en el Universo, con propia conciencia. Todos los seres vivientes y todas las cosas del Universo infinito, forman parte de Dios.

Asimismo, la Tierra es un ser constituido por la suma de todos los seres vivientes y todos los átomos y moléculas que contiene. También, tiene su propia conciencia y quienes creemos en una Conciencia Universal entendemos que la Tierra es un ser viviente con conciencia de sí misma, como nosotros, los seres humanos.

Por ello, todos debemos perdonar a quienes nos hacen daño, porque juntos componemos un ser viviente superior del cual formamos parte.

Odiar a otro ser humano es odiarnos a nosotros mismos, lo cual nos provoca más deterioro que el que hemos recibido del ofensor.

Nelson Mandela, Martin Luther King, Mahatma Gandhi y Jesús de Nazaret por intuición lo sabían y practicaban.

QUINTO PRINCIPIO: La simbiosis

Common clownfish curves dnsmpl
Peces payasos en simbiosis con las anémonas

Debemos convivir en todo el Universo. Una clave fundamental de esta coexistencia es la simbiosis con la Tierra.

La simbiosis es una asociación de individuos animales o vegetales, de diferentes especies, para compartir la vida. Quienes participan de este entendimiento se llaman simbiontes y las partes sacan provecho de esta vida en común.

Un ejemplo de esta relación son los peces payasos y las anémonas. La anémona se alimenta de peces y emite un veneno mortal para ellos, pero no afecta a los peces payasos, quienes limpian de parásitos a la anémona a cambio de que esta los libre de los depredadores.

Los colores vibrantes del pez payaso atraen a los peces de mayor tamaño que los devorarían, pero al tocar a la anémona quedan paralizados y son engullidos por ella.

Igual podríamos mencionar la relación de las abejas con las flores, donde la abeja come de la flor pero permite la polinización.

En estos casos observamos como dos especies conviven para mutuo provecho y supervivencia de su vida.

Distintos genetistas plantean que sin la simbiosis entre las especies no podría existir la evolución. La simbiosis genética (simbiogenética) asevera que fue necesario que especies unicelulares se reunieran en simbiosis a nivel genético para crear organismos superiores.

Una antítesis de la simbiosis es cuando una célula o grupo de células se descontrola y comienzan a crecer aceleradamente provocando un cáncer en algún organismo viviente del cual forman parte. A la larga, ellas morirán al fallecer el cuerpo al que pertenecen.

Los seres humanos tenemos que decidir si nos comportamos como células cancerígenas respecto a la Tierra de la cual formamos parte, o si deseamos vivir en armonía simbiótica con ella. La humanidad no debe ser el tumor de la Tierra, porque de ser así la devastaremos y nos autodestruiremos.

Fuente: Capítulo 11 del libro "¿Quién es Dios?" de los autores psicólogos María Mercedes Gessen y Vladimir Gessen @DivanGessen vladimirgessen@gmail.com

A continuación el Capítulo 12: Cómo comunicarnos con la conciencia universal

También puedes leer los otros capítulos:
Capítulo 1: ¿Quién es Dios para cada quién?
Capítulo 2: El concepto de Dios
Capítulo 3: Nos acercamos al Dios Universal
Capítulo 4: ¿Los Libros Sagrados… son escritos de Dios?
Capítulo 5: Existe toda la vida en el Cosmos
Capítulo 6: Presencia universal, ser o estar
Capítulo 7: ¿Ver, tocar, o sentir para creer?
Capítulo 8: El ser humano ante la inmensidad
Capítulo 9: Hipótesis y teorías sobre quién es Dios
Capítulo 10: La vida y la vida después…
Capítulo 11: Principios que se derivan del concepto de la presencia universal
Capítulo 12: Cómo comunicarnos con la conciencia universal

Fotos Cap.11: https://commons.wikimedia.org/wiki/Main_Page
https://commons.wikimedia.org/wiki/File:Gustav_Klimt_-_Death_and_Life_-_...
https://commons.wikimedia.org/wiki/File:Taijitu_polarity.PNG
http://english.bayynat.org/Family/Family_PunishmentChildren.htm#.VYWSt3R...
https://commons.wikimedia.org/wiki/File%3AWelcoming_Guests.jpg


Comentarios