Your browser (Internet Explorer 7 or lower) is out of date. It has known security flaws and may not display all features of this and other websites. Learn how to update your browser.

X

Navigate

Capítulo 9: Hipótesis y teorías sobre quién es Dios

Como hemos afirmado en capítulos anteriores, el ser humano se encuentra conformado por células. Cada célula es un ser viviente con total conocimiento de sí mismo. El ADN en su interior le permitiría a cada una de estas células crear un ser completo. Cada una de ellas puede convertirse en un clon del ser del que forman parte. Sin embargo, las células no saben, no tienen conciencia de que el ser del cual son parte, tiene vida y conciencia propia.

Las células de la piel probablemente no saben que existen otras células iguales a ellas que conforman el hígado, y estas a su vez no conocen a sus congéneres del cerebro y así sucesivamente. Mucho menos, estas células conocen que todas juntas son un ser humano y que este piensa, siente, vive y es un ser con conciencia en cuerpo, mente y energía.

DNA methylation
La cadena de ADN es la memoria Universal

De igual forma, los seres humanos, tienen conciencia de sí mismos como seres, pero no traslucen, entrevén o imaginan que son las células de otro cuerpo de otra existencia que igualmente tiene conciencia de sí misma: La Tierra.

Quienes creemos en la Presencia Universal profesamos la idea que la Tierra es un ser vivo con conciencia propia.

Aurora Island
Hipótesis Gaia; La Tierra es un ser viviente

A nivel científico esta creencia tiene soporte. Se trata de “La Hipótesis Gaia”, la cual plantea que la tierra es un ser viviente. La teoría sostiene que el planeta Tierra se comporta como un todo coherente donde la vida, su componente característico, se encarga de autorregular sus condiciones esenciales tales como la temperatura, composición química y salinidad en el caso de los océanos. La Tierra se comportaría como un sistema auto regulador que tendería al equilibrio.

La teoría la desarrolló el químico James Lovelock en los años 70’, y extendida por la bióloga Lynn Margulis.
El nombre de “Gaia” se inspiró en la Diosa griega de la Tierra de Gaia.

Pero, aparte de la comprensión humana, los seguidores de una Presencia Universal, van mucho más allá que la Hipótesis Gaia porque aseguran que la Tierra además piensa, siente y tiene conciencia de sí misma.

Esta tesis más avanzada, plantea que así como las células, conforman órganos y sistemas biológicos, y que juntos constituyen al ser humano, la suma de los humanos, y de otras formas de vida, es decir la suma de todas las células, moléculas, átomos y conciencias presentes en el planeta, conforman este ser llamado Tierra por los humanos.

Siguiendo esta línea de pensamiento, la suma de planetas, conforman órganos y sistemas planetarios que configuran galaxias, universos y otras formas de vida, llámense planetas, sistemas solares, galaxias e infinitos componentes que juntos integran el ilimitado e infinito Universo.

Este Universo inconmensurable, que está en todas partes, porque es todas las partes, que es la suma de todas las partes, más la suma, de todas las conciencias, de todas las vidas, de todas las moléculas, los átomos, la adición del todo, y de cada una de las partes, y también con conciencia de sí mismo, es lo que las religiones llaman Dios o... Presencia Universal, nosotros.

Todos y cada uno de los seres del Universo forman parte de la Presencia Universal. Todos se unen en la Presencia. Todos los seres forman parte de la Conciencia Divina. Por ello, algunos seres iluminados manejan este concepto que algunos profetas lo adelantaron: “Dios está en todas partes”.

La psicología de Carl Jung plantea que existe un inconsciente colectivo en los seres humanos que predispone la conducta y el comportamiento de todos.

En la teoría de la Presencia Universal se concibe una Conciencia Universal, que es la suma de todas las conciencias presentes en el Universo.

Existimos en cuerpo, mente y conciencia, en Dios, en la Divina Providencia... en la Presencia Universal.

El bien y el mal cohabitan en la Conciencia Universal

En una ocasión visitamos una comunidad Inuit (esquimal) cerca del Círculo Ártico. Vimos entonces una escultura que tenía un rostro humano en el frente, y donde sobresalía una cara de águila de su lado izquierdo. Le preguntamos al guía de qué se trataba y nos ilustró: – Es el rostro del Creador

Preguntamos, ¿El creador tiene dos caras? y nos respondió: – Dos no, tres… Acto seguido vimos la escultura por detrás y en su parte inferior debajo de la espalda del humano y del águila estaba otro rostro de un ser humano pero con cara adusta… ¿Quién es?, inquirimos… – Es el rostro oculto, el lado oscuro del Creador… nos afirmó el guía.

Para esta comunidad de esquimales, Dios tiene una cara humana buena, bondadosa, positiva, una cara animal, la del águila, que refleja la vida instintiva, y una cara humana sombría, el lado negativo de Dios.

Escultura Inuit: Las tres caras del Creador
Escultura Inuit que muestra las tres caras del Creador

Si lo llevamos a las religiones monoteístas del pasado como la Judía, la Cristiana o el Islam, es como si Dios y el Diablo fueran una sola entidad. Pero, si lo tratamos de explicar racionalmente tendríamos que compararlo con la polaridad de los campos magnéticos estelares, o del electromagnetismo.

En cada caso están presentes polos positivos y negativos. Lo hemos experimentados en dos imanes cuando sus polos iguales se repelen y los distintos se juntan.

La ciencia física acepta la existencia de campos magnéticos cosmológicos y que las galaxias incluyen campos magnéticos que se extienden a toda su estructura, igualmente se observa que dichos campos se encuentran, de la misma manera, fuera de las galaxias y podrían estar presentes en la totalidad del universo visible.

Solar wind

Estamos hablando de un magnetismo universal contentivo a su vez de una polaridad positiva y de una negativa.

En el plano religioso estaríamos diciendo que el bien y el mal están presentes en un mismo ser. Independientemente de que tipo de ser.

Si hablamos del reino animal, el mantener los dos comportamientos, el negativo y el positivo, permitiría la supervivencia de la especie a través de la cadena alimenticia, el lado positivo sería el aporte de cada especie a la vida y el lado negativo, la agresión necesaria para comer y sobrevivir.

Si hablamos del ser humano, tenemos que apelar a su propia conciencia y preguntarle ¿No siente Usted lo que es bueno y lo que es malo? ¿Es Usted cien por ciento bueno? ¿Nunca hizo nada malo?

Una cosa es cierta, hay seres humanos que tienden a una conducta propensa hacia a la bondad, y otros proclives a la maldad. Aceptamos como posible que una buena parte de la humanidad tiene una cara humana, positiva y una cara oculta, la del lado oscuro de la humanidad.

Si vamos a la Tierra, más allá de su campo magnético y de su polaridad, tendríamos que concluir la presencia de un lado que le canta a la vida, a la construcción y el perfeccionamiento, a lo positivo, y otro flanco que tiende a la catástrofe, al cataclismo, a la desgracia, a lo negativo.

Los seres humanos estaríamos hechos a semejanza de Dios, dicen los libros sagrados, y como hemos analizado, apreciamos que el bien y el mal coexisten en los seres más simples, y en los más complejos.

Si los humanos tenemos analogía con Dios y sí además formamos parte de Él, el Creador también tendría el bien y el mal en su seno, dentro de su conciencia.
Uno de los principios fundamentales del pensamiento del Dios Universal es que en todo el Universo coexisten los polos negativo y positivo. La oscuridad y la luz conviven en el Universo y en cada ser.

Es a nivel de conciencia personal que se puede seleccionar a cuál de los dos polos seguiremos, para dictaminar nuestra conducta.
Igual dilema y contradicción se mantiene en la Conciencia Universal.
Si la mayoría de las conciencias de los seres escogen el Mal, la Presencia Universal tenderá a ese polo, si por el contrario se opta por el Bien, en la Conciencia Universal se fortalecerá el polo positivo.

Fuente: Capítulo 9 del libro "¿Quién es Dios?" de los autores psicólogos María Mercedes Gessen y Vladimir Gessen @DivanGessen vladimirgessen@gmail.com

A continuación el Capítulo 10: La vida y la vida después…

También puedes leer los otros capítulos:
Capítulo 1: ¿Quién es Dios para cada quién?
Capítulo 2: El concepto de Dios
Capítulo 3: Nos acercamos al Dios Universal
Capítulo 4: ¿Los Libros Sagrados… son escritos de Dios?
Capítulo 5: Existe toda la vida en el Cosmos
Capítulo 6: Presencia universal, ser o estar
Capítulo 7: ¿Ver, tocar, o sentir para creer?
Capítulo 8: El ser humano ante la inmensidad
Capítulo 9: Hipótesis y teorías sobre quién es Dios
Capítulo 10: La vida y la vida después…
Capítulo 11: Principios que se derivan del concepto de la presencia universal
Capítulo 12: Cómo comunicarnos con la conciencia universal

Fotos Cap.9: https://commons.wikimedia.org/wiki/Main_Page
https://commons.wikimedia.org/wiki/File:Human_egg_cell.svg#/media/File:H...
https://commons.wikimedia.org/wiki/File:DNA_methylation.jpg
https://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/3/34/Solar_wind.jpg



Comentarios