Your browser (Internet Explorer 7 or lower) is out of date. It has known security flaws and may not display all features of this and other websites. Learn how to update your browser.

X

Navigate

¿Cómo educar a l@s hij@s sobre religiones en el Librepensamiento?

Muchos padres se plantean en cuál creencia o religión, educar a sus hij@s. Y se preguntan: ¿De qué manera lograr que sus pequeños piensen y razonen -en libertad- sobre quién es Dios?
Otros indagan: ¿Y si existe una deidad, cómo comunicarse con esta Conciencia Universal? ¿Qué hacer para evitar el pensamiento único y el adoctrinamiento que cercena la libertad de ideas y de creación y de cuestionamiento de los hijos? ¿Cómo librarse de una educación confesional?, o simplemente sí deben enseñarles la religión que practican los padres?...
.

Cranach the Elder Christ blessing the children

Educación en libertad

En la actualidad, no es posible para las generaciones contemporáneas vivir sin las libertades de pensar, de opinar, de expresarse y de elegir valores y derechos humanos imprescindibles de la humanidad.
Para adquirir conocimientos e investigar en la búsqueda de alguna verdad es fundamental cuestionar las distintas opciones. No existen verdades absolutas, todo puede variar, y todo debe ser revisado permanentemente. Por ello, desde muy pequeñitos hay que ensenarles a los hijos a buscar sus propias verdades, sus propias creencias y sus propias formas de pensar, y lo más importante, enseñarles que son ellos quienes deben elegir su propio credo y su manera de comunicarse con Dios, si llegan a la conclusión de que existe una entidad divina, cuando tengan la suficiente sabiduría y conocimientos para elaborar su propia teoría.

KOCIS Boy monks visiting Cheong Wa Dae (4634197953)

¿Cuál religión deben seguir los hijos?

Pues en principio, ninguna. Lo primero que hay que decirles es que existen decenas de miles de religiones en la actualidad y se ha adorado a miles de dioses y diosas a través del tiempo. Del mismo modo, revelarles que algunas de estas son más conocidas y que la humanidad sigue en su mayoría a diez de ellas, además de quienes creen que Dios no existe.
Las familias de librepensadores siguen un sistema de educación sobre las creencias que resumimos en dos pasos.

Primer paso

En el cual se orienta a los hijos desde muy pequeños para que estén al tanto e informados de que existen múltiples creencias y religiones.
Se les dice, acorde a su entendimiento y edad, que la mayoría de la humanidad cree en uno o más dioses, y practican alguna religión. Y se les señala que algunos creen que dios o los dioses no existen.

Segundo paso

Se les informa a los hijos en su momento, que las principales creencias, en orden de seguidores, son el Islam o religión musulmana, la religión católica, las religiones cristianas, las creencias agnósticas, la religión budista, y otras religiones con algún número significativo de seguidores. Igualmente, que existe un porcentaje de personas que son ateas.
En este punto, se le debe aclarar a los pequeños que cuando sean mayores de edad decidirán cuáles serán sus creencias, que pueden elegir alguna religión existente o no, decidir si existe algún Dios o no, y que estas creencias que construyan para sí mismos, pueden mantenerlas en el tiempo, o cambiar de ideas o de pensamientos, cuando tenga más información que les haga revisar lo que creen.

Para tomar en cuenta

1. Durante la niñez y adolescencia se le debe dar acceso a toda la información que ellos demanden sobre las religiones y estimular que investiguen y estudien acerca de todas las creencias y religiones. Esto debe formar parte de su vida de estudiante como cualquier otro tema.

2. Como librepensadores le deben explicar a sus hijos cuáles son sus creencias como padres, pero dejándoles claro que ellos pueden elegir en absoluta libertad ser librepensadores si lo eligen, ser miembros de cualquier otra creencia o religión u otra forma de pensar.

3. Si en algún momento desean rezar, hablar con Dios, pedir su protección, por imitación de lo que observan y aprenden en la vida cotidiana, se les debe permitir, diciéndoles que mientras escogen cuál va a ser su creencia a su mayoría de edad, pueden hacerlo si les hace sentir bien.

4. Si conviven en sociedades de mayoría religiosa y en algún momento preguntan si han sido bautizados o bendecidos en alguna religión, se les plantea que eso lo van a decidir ellos mismos cuando quieran, a partir de que alcancen su mayoría de edad o a la adultez.
Igualmente, si preguntan sobre participar en otro acto religioso como, por ejemplo, en las sociedades de predominio católico, el sacramento de la comunión, se les indica lo mismo, que ellos no pertenecen a ninguna religión hasta que elijan cuales van a hacer sus creencias cuando sean mayores.

La Ciencia y la intuición son los idiomas de Dios, del Universo y de su Conciencia

Tiffany Education (center).JPG
"Tiffany Education (center)". Licensed under Public Domain via Wikimedia Commons.

Hij@s que decidan en libertad

Este tipo de educación exige de los padres un mayor compromiso que seguir a una religión o el imponerles una enseñanza religiosa.
Los padres tendrán que instruir y guiar a sus hijos en materias primordiales como la escogencia entre el bien y el mal, basándose en su propia conciencia y en las leyes, doctrinas y principios que se practican en la sociedad en donde se desenvuelvan.
De la misma manera, ante las preguntas de l@s hij@s, se les debe inducir para que ellos busquen las respuestas a sus propias preguntas, ayudándoles a hacerlo.
Ante cualquier interrogante, se les debe repreguntar: ¿Y tú qué crees? Luego de escucharles, responderles los diferentes puntos de vista que pueden existir sobre el tema, si los conoce, o conjuntamente indagar en la materia objeto de la pregunta. Al final, indagarles cuál de los puntos le pareció más acorde a su criterio, y si es diferente a la opinión de sus padres, respetar su manera de pensar, recordándole que después de que llegue a su mayoría, el podrá escoger cuál será su creencia por el tiempo que considere conveniente.

Un punto importante, es que este tipo de enseñanza permite que su hijo o hija no sea manipulado por sacerdotes, clérigos, religiosas o religiosos, monjes o monjas, los cuales no siempre le indican los mejores comportamientos. No tendrán que pasar por la humillación de “confesar” supuestos comportamientos normales de los niños, niñas y adolescentes a una persona extraña como si fuera un “pecado”, lo cual los hace sentir culpables al pagar “penitencias” y crea en ellos una conducta de dependencia hacia quien puede “perdonarlos” de un supuesto mal comportamiento.

Los pequeños se libran así, de la educación confesional y aprenden que sus verdaderos interlocutores, sus padres, son los más aptos para aconsejarles y responder a sus inquietudes y problemas cotidianos.
Ellos algún día les agradecerán a sus padres que los hayan educado para decidir y elegir su forma de vida en total libertad.
Los padres, a su vez, se sentirán orgullosos de haberles dado a sus hijos lo que muy probablemente sus progenitores no les pudieron dar por compromisos sociales o religiosos ya superados por la historia.

North Korean propaganda (1)
El pensamiento único no solo lo practican algunas religiones, también lo aplican en estados totalitarios como Corea del Norte

Pensamiento Único

El pensamiento único es una herramienta que usan quienes creen y perciben una sola visión, una única verdad y de alguna manera se apartan del conocimiento que aporta la ciencia. En términos religiosos un librepensador, creyente de la existencia de un Creador, está consciente que Dios debe ser, por definición, la suma de todos los conocimientos del Universo infinito. Por lo tanto, a más aprendamos, a más investiguemos, a más apliquemos el criterio científico, más nos acercaremos al conocimiento, y por ello, estaremos más cerca de Dios, o de esa Conciencia Universal.
Por el contrario, creer sin conocer, mantener una posición unidimensional o de pensamiento limitado o único, nos aleja de buscar más conocimiento y por ende del conocimiento total que representaría el pensamiento universal del Creador.
El pensamiento único se establece mediante la educación confesional y el adoctrinamiento, que no es otra cosa que inculcar valores a través de un proceso educativo obligatorio estableciendo formas de pensar y de actuar a quienes se les aplican estos métodos.
Lo curioso es que esta práctica la aplican indistintamente, ideologías extremistas, como los grupos fanáticos que llegan a convencer a jóvenes para que se suiciden en actos terroristas, a la par de cultos religiosos que han inducido homicidios colectivos místicos como la secta cristiana del “Templo del Pueblo” creada por su profeta Jim Jones en Jonestown en Guayana, en 1978.

Jim Jones in front of the International Hotel
El reverendo Jim Jones llevo al suicidio colectivo a sus seguidores

También el adoctrinamiento lo han aplicado los regímenes ateos como el comunismo, o el fascismo, el nazismo y otras ideologías totalitarias.
Igualmente, en los estados confesionales donde se adhieren a una religión en particular, llamada religión oficial, se practica el adoctrinamiento.

La Teocracia es una forma de gobierno donde los Jefes de Estado son asimismo los líderes de la religión y el Estado se rige por los principios de su religión, como sería el caso en algunos países musulmanes como Irán o Arabia Saudita, o el propio Vaticano.

IslaminNewZealandBookLaunch

Otro ejemplo sería el estado de Israel, donde el judaísmo puede ser considerado como una nacionalidad o como una religión.
En el lado no religioso nos encontramos con países como Corea del Norte donde sus niños, jóvenes y adultos son sometidos a un adoctrinamiento permanente, en este caso de la doctrina y principios comunistas por parte del gobierno dictatorial de la dinastía Kim.

Fe versus Verdad

Las religiones surgen porque el ser humano, de alguna manera, percibe o siente la inmanencia de una Presencia con la cual las personas pueden conectarse, fuera de su individualidad, con algo o alguien que existe y que, a pesar de tener tantos nombres, la humanidad reconoce como Dios.
De una manera natural e instintiva la mayoría de las personas se preguntan si Dios existe o no, e intentan buscarlo o encontrarlo.

(Wat Khung Taphao) Samanra 19

Algunos líderes de las distintas comunidades y a lo largo de la historia, sintieron que lo habían logrado y pregonaron su descubrimiento. Estas personas expresaron los mensajes que habrían recibido o creído recibir, de acuerdo a sus percepciones de Dios, y las transmitieron, reforzando su liderazgo en sus partidarios, quienes los aceptaron como profetas o intermediarios de ellos con una Divina Providencia o Dios. Surgieron entonces las religiones.

Muslim girls at Istiqlal Mosque jakarta

A lo largo del tiempo, y hasta el presente se han fundado miles de religiones. El problema es que todas, con alguna excepción, han caído en el concepto del pensamiento único, en la única verdad y en la negación de todas las demás verdades de otras comunidades a las cuales les ocurrió lo mismo. Así, la mayoría de las religiones cree poseer la veracidad de quién es Dios o de quiénes son sus Dioses. Incluso, cada una afirma que sus libros sagrados son la palabra de Dios, aunque en todas se afirma quienes son los autores. Por ejemplo, en el mundo hispano, donde predominan las religiones cristianas y la católica, se afirma que la Biblia, es la palabra de Dios, aunque fue escrita por Moisés, Josué, Samuel, Jeremías, Isaías, David, Ezequiel, Jonás, entre otros autores del Antiguo Testamento, o en el caso del Nuevo Testamento por Pedro, Mateo, Lucas, Marcos, Pablo y Juan, todos seguidores de Jesús de Nazareth, quien por cierto no dejó ningún legado escrito por él. ¿Por qué, entonces, se dice que es la palabra de Dios? Porque cuando se aplica el adoctrinamiento del pensamiento único, es vital que todo se crea al pie de la letra, porque si no se derrumba todo el constructo religioso que se desprende de esa creencia.
Si Noé, en el Antiguo Testamento describe un diluvio universal, hay que mantener esa “verdad”. Las iglesias se ocupan de no aclarar la realidad como fue que seguramente Noé se refirió a una inundación por tormenta, en su comarca o el primitivo caserío donde vivía. Él no sabía, ni siquiera que la Tierra era un planeta y que existían distintos continentes, ni que el Universo era infinito. Lo mismo diríamos de Jonás, que pasó tres días en el cuerpo de una ballena, o de Ezequiel que vio “seres vivientes” con alas en ambos lados de sus cuerpos y con ruedas, y describiendo virtualmente a motores en sus alas que lo hacían avanzar y volar. Estos son hechos que se pueden explicar hoy de distinta manera a la luz de los conocimientos actuales.
En el Nuevo testamento y en los catecismos cristianos y católicos, aparecen conceptos como la virginidad, la santísima trinidad que en épocas medievales algunos sacerdotes o monjes interpretaron de acuerdo a las creencias oscurantistas de sus congregaciones religiosas y en concordancia a la cultura de la época con conceptos hoy superados por la ciencia y la civilización.

Rama Sethu Family Photo

Desde el inicio de las religiones, y en la medida que la ciencia y el conocimiento adquirido por la humanidad, era cada vez más difícil sostener creencias absurdas, entonces la educación religiosa confesional procuro decir, por una parte, que esa era la “palabra de Dios”, buscando sostener lo escrito. Luego, que había que creer esas supuestas “verdades”, porque eran “una cuestión de fe”, y posteriormente, ante la insostenibilidad de esas invenciones, fábulas o mitos, tuvieron que reforzarlas diciendo que cuando el jefe de la iglesia hablaba, como es el caso del papa católico, era no solo la palabra de Dios, sino que sus juicios religiosos eran ¡infalibles!, creando el absurdo de la infalibilidad papal.
Así, algunas confesiones religiosas ni siquiera reconocen la evolución de las especies y llegan a creer ciertamente que un hombre de aspecto anciano y de largas barbas juntó tierra, sopló y creó a Adán, para después crear a Eva de su costilla… ¡Por favor!...

Bundesarchiv Bild 183-2007-0329-501, Reichsgründungsfeier, Schulklasse
Durante el gobierno de Hitler se adoctrinó a los niños y jóvenes en el pensamiento único de los nazis

Un punto de vista filosófico: La Tetera de Russell

La tetera de Russell es una analogía acerca de la existencia de Dios, que propone la presencia de una tetera de porcelana que οrbita alrededor del Sol, entre la Tierra y Marte, creada por el escritor, filósofo y matemático británico Bertrand Russell para refutar la idea de que es al escéptico a quien corresponde desacreditar las afirmaciones infalsables de la religión. En uno de sus artículos titulado "¿Hay un Dios?", Russell escribió lo siguiente:

"Si yo sugiriera que entre la Tierra y Marte hay una tetera de porcelana que gira alrededor del Sol en una órbita elíptica, nadie podría refutar mi aseveración, siempre que me cuidara de añadir que la tetera es tan pequeña que no puede ser vista ni por los telescopios más potentes. Pero si yo dijera que, puesto que mi aseveración no puede ser refutada, dudar de ella es de una presuntuosidad intolerable por parte de la razón humana, se pensaría con toda razón que estoy diciendo tonterías. Sin embargo, si la existencia de tal tetera se afirmara en libros antiguos, si se enseñara cada domingo como verdad sagrada, si se instalara en la mente de los niños en la escuela, la vacilación para creer en su existencia sería un signo de excentricidad, y quien dudara merecería la atención de un psiquiatra en un tiempo ilustrado, o la del inquisidor en tiempos anteriores".

Mars Earth Comparison

En su libro El capellán del diablo (2003), Richard Dawkins desarrolló el concepto:

La razón por la que la religión organizada merece abierta hostilidad es porque, a diferencia de la creencia en la tetera de Russell, la religión es poderosa, influyente, exenta de impuestos y se inculca sistemáticamente a niños que son demasiado pequeños para defenderse. Nadie empuja a los niños a pasar sus años de formación memorizando libros locos sobre teteras. Las escuelas subvencionadas por el gobierno no excluyen a los niños cuyos padres prefieren teteras de forma equivocada. Los creyentes en las teteras no lapidan a los no creyentes en las teteras, a los apóstatas de las teteras y a los blasfemos de las teteras. Las madres no advierten a sus hijos en contra de casarse con infieles que creen en tres teteras en lugar de en una sola. La gente que echa primero la leche no da palos en las rodillas a los que echan primero el té".

¿Cuál creencia se debe seguir?

También los padres pueden tener sus dudas. Existe controversia del por qué tendríamos que decidir si algún Dios existe o no, o del por qué pertenecer a alguna religión. No entraremos en ese debate. Solamente expresamos que gran parte de los seres humanos, individualmente o como parte de su cultura, han manifestado a lo largo de la historia el sentir una inmanencia, una Presencia, una voz interior que los rebasa y les hace creer que existe una conciencia o un ser divino a la cual ha llamado Dios.

De igual forma, algunas sociedades o pueblos le han atribuido carácter de deidades a distintas entidades a las cuales se les adjudican distintos poderes sobrehumanos.

El otro punto que podría inducir a las personas para creer en alguna deidad o en alguna religión es la conducta de su sociedad, o la cultura de la cual forman parte. La necesidad de gregarismo y de no sentirse excluido de su comunidad le invita a cualquier individuo a aceptar las normas sociales y las creencias en las cuales está inmerso.

Si usted, amig@ que nos lee desea saber si debe creer en un Dios o no, o si desea participar de alguna religión, le invitamos muy cordialmente a estudiar, a investigar, a meditar y a intuir dentro de su conciencia y a escucharla.

Si Dios es la totalidad del conocimiento su lenguaje natural sería la ciencia. No obstante Albert Einstein nos habló de la importancia de la intuición. Muchas ideas se le presentaban y él mismo explicaba que no sabía el cómo ni el por qué se le ocurrían. De manera que el segundo lenguaje de una Conciencia Universal es la intuición.

Entonces, guíese por su conciencia, por los conocimientos de la ciencia y por su intuición para llegar a su propia verdad. Ya la humanidad está preparada para entender que la religión o las creencias no son cuestión de fe, es un asunto de ciencia e intuición.

Quienes creemos en una Conciencia Universal de la cual formamos parte le invitamos muy cordialmente a leer el libro “Quien es Dios” de los psicólogos María Mercedes Gessen y Vladimir Gessen. Es solamente un punto de vista adicional que le puede ser útil en la educación de sus hijos.

Los Gessen manifiestan cuando explican su propia experiencia: “Nosotros criamos a nuestros hijos educándolos en el libre pensamiento, no los bautizamos en ninguna religión, pero le enseñamos los basamentos de las más importantes de ellas en la historia de la humanidad, así como los principios del ateísmo. Les explicamos nuestras teorías y siempre les insistimos que ellos decidirían cuales serían sus propias creencias a partir de su mayoría de edad. Los libramos de una enseñanza religiosa y confesional. Hoy podemos decir que todos son universitarios, todos casados, todos felices, todos exitosos, y todos han tomado sus decisiones sobre sus creencias. Entre ellos varían, sin embargo, todos creen en una Presencia o Conciencia Universal… Y hoy educan, a su vez, a sus hijos, en absoluta libertad, sin el adoctrinamiento al que se obliga a los niños en los regímenes totalitarios o las enseñanzas religiosas que imponen las iglesias u otras supuestas franquicias de Dios”.

North Korea - Farewell scene (5650531547)
Los niños de la comunista Corea del Norte también crecen bajo el adoctrinamiento del pensamiento único


Le invitamos cordialmente a leer nuestro libro: ¿Quién es Dios?
¡Gracias! por visitarnos, Vladimir y María Mercedes Gessen @DivanGessen @UnDiosUniversal

Fuentes: Artículo de María Mercedes y Vladimir Gessen
https://es.wikipedia.org/wiki/Tetera_de_Russell

Fotos: https://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/8/8b/Pansy_aka.jpg

Comentarios