cúmulos galácticos

09/29/2011 - 23:27

Todas las observaciones de la astronomía se basan en la luz emitida por las estrellas y las galaxias y, de acuerdo con la teoría de la relatividad, la luz se ve afectada por la gravedad. Al mismo tiempo, todas las interpretaciones de la astronomía se basan en la exactitud de la teoría de la relatividad, pero nunca antes había sido posible poner a prueba la teoría de la gravedad de Einstein a escalas mayores que las del sistema solar. Ahora, astrofísicos del Centro de Cosmología Oscura del Instituto Niels Bohr (Dinamarca) han logrado medir cómo la gravedad afecta a la luz que sale de los cúmulos de galaxias y demostrar que las observaciones confirman las predicciones teóricas. Los resultados han sido publicados en la prestigiosa revista científica 'Nature'. Las observaciones de grandes distancias en el universo se basan en mediciones del redshift (desplazamiento hacia el rojo), fenómeno por el cual la longitud de onda de la luz de las galaxias lejanas se desplaza hacia el rojo cuanto mayor es la distancia entre estas y el observador. El redshift indica hasta qué punto el universo se ha expandido desde que la luz comenzó a expandirse hasta que es medida en la Tierra. Además, de acuerdo con la teoría general de la relatividad de Einstein, la luz, y por lo tanto el redshift, también se ve afectada por la gravedad de las grandes masas, como los cúmulos de galaxias, que ocasionan un redshift gravitacional de la luz. Sin embargo, hasta ahora, la influencia gravitatoria de la luz nunca se había medido a escala cosmológica.

06/24/2011 - 00:41

Un equipo de científicos del Observatorio Europeo Austral (ESO) ha logrado recomponer la compleja y violenta historia del cúmulo de galaxias Abell 2744, apodado cúmulo de Pandora. Su existencia fue provocada por el encuentro simultáneo de cuatro cúmulos de galaxias distintos, un colosal choque que se prolongó durante 350 millones de años y que ha producido extraños efectos nunca antes observados de manera conjunta.Los cúmulos de galaxias son las mayores estructuras en el cosmos; contienen literalmente trillones de estrellas. La manera en que se forman y se desarrollan a través de repetidas colisiones tiene profundas consecuencias en nuestra comprensión del Universo. Cuando grandes cúmulos de galaxias chocan entre sí, el caos resultante es un tesoro de información para los astrónomos. Mediante el estudio de uno de los cúmulos en colisión más complejos e inusuales en el cielo, el equipo consiguió armar las piezas de la historia de Pandora. «Así como el investigador de un choque va uniendo las piezas que causaron un accidente, nosotros podemos usar las observaciones de estos múltiples choques cósmicos para reconstruir eventos que ocurrieron durante un período de cientos de millones de años», explica Julian Merten, uno de los investigadores. «Esto nos revela cómo se formaron las estructuras en el Universo y cómo interactúan entre sí diferentes tipos de materia cuando se encuentran y chocan».