Your browser (Internet Explorer 7 or lower) is out of date. It has known security flaws and may not display all features of this and other websites. Learn how to update your browser.

X

Navigate

Demonios

Los Demonios o daemon, demon (del griego δαίμων daimôn), en religión, ocultismo y folclore, es un ser paranormal descrito como algo que no es humano y que usualmente resulta malévolo. La Expresión Angeles y Demonios viene dada porque se presume en Occidente que al principio el Diablo fue un ángel caído llamado Luzbell, de donde se deriva la palabra Lucifer. En las religiones del oriente cercano, así como en las derivadas de las tradiciones Abrahamicas, incluyendo la demonología medieval cristiana, un demonio es considerado un "espíritu impuro", el cual puede causar una posesión demoníaca y puede ser expulsado por el ritual del exorcismo. En el ocultismo de Occidente y la magia renacentista (una mezcla de magia greco-romana, demonología judía y tradición cristiana ), un demonio es una entidad espiritual que puede ser conjurada y controlada. En la literatura muchos de los demonios fueron ángeles caídos.

La supuesta existencia de demonios es un concepto importante en muchas religiones modernas y tradiciones ocultistas. En algunas culturas actuales, los demonios son aún temidos por la superstición popular, debido en gran parte a los mencionados poderes de posesión demoníaca en criaturas vivas.

Algunos estudiosos creen que gran parte de la demonología del judaísmo -además de ser una influencia importante en el cristianismo y el islam- se originó de una tardía forma de zoroastrismo, y fue transferido al judaísmo durante la era persa.

Según la mitología griega, los demonios eran seres humanos utilizados por los dioses griegos para llevar las malas noticias al pueblo. De ahí viene la asociación de "mensajeros del mal". Por otra parte, los mensajeros (άγγελος o ángelos) eran los que llevaban el mensaje entre los dioses. Estos eran considerados seres excelsos, ya que permanecían entre los gobiernos (montes) de los dioses y no se daban a conocer al pueblo.

Demonio también es un sinónimo de diablo y proviene del verbo griego διαβάλλωη Ξ (diabál•ló), que significa, entre otras cosas: ‘calumniar, falsear, mentir’. Véase el contexto circunstancial que determina el significado calificativo al portador del nombre, de lo que se deduce que de entre todas las acepciones posibles de diablo: ‘calumniador, falseador, mentiroso’ es la apropiada.

A través del latín, el término griego dio origen al español diablo.

El término demonio también se usa para indicar aspectos malignos o miedos íntimos del ser humano, generados a través de su conducta o instintos y que hacen daño al mismo individuo o a otras personas; refiriéndose a ellos como "demonios internos" del ser humano.

Asmodeo Rennes-le-Château (Francia) France

Diablo

Según el cristianismo, el Diablo es un ser sobrenatural maligno, adversario de Dios y tentador de los hombres; en el Nuevo Testamento se identifica a este ser con el Satán hebreo del Libro de Job (1:6-8), con el Diablo del Evangelio de Mateo (4:8-10), con la serpiente del Génesis (3:1-5) y con el gran dragón del Apocalipsis (12:9), todos como un solo personaje.

En el Nuevo Testamento se explica el origen del Diablo como uno de los ángeles de Yahvé que se hizo malvado (Juan 8:44). Se infiere que es una criatura espiritual de la familia Angélica de Yahvé Dios (Job 1:6). Según manuscritos antiguos (como la Biblia Vulgata Latina de San Jerónimo), el nombre real de él en el cielo era Lucifer y se le cambió el nombre a Satán (adversario) por estar en contra de Dios, a causa del deseo por la adoración que todas las criaturas inteligentes rendían al Creador (Mateo 4:9).

Según la Biblia

El texto de Isaías (Is. 14:12-15) parece referirse a esta historia. El último versículo de este texto muestra que este relato se aplica a un hombre (proverbios contra el Rey de Babilonia), aunque indirectamente está dirigido a Satanás (ver Isaías 14:4). El relato habla de su ambición por llegar más allá de las estrellas de Dios, en la Biblia se suele referir como ‘estrellas’ a los reyes de Israel (y posteriormente de Jerusalén) del linaje de David descendiente de Jacob (Números 24:17).

Otro texto habla sobre este tema, y se encuentra en Ezequiel 28:12-19, en donde se profesa una advertencia sobre el rey de Tiro; que describe muy bien el origen del Diablo o "Lucifer" (portador de la luz). También habla que en un momento determinado de la historia, "para siempre dejará de ser", dando a entender la victoria de Dios sobre el Diablo; que tiene su punto fundamental en la crucifixión de Jesús y tendrá su culminación en el "día de Yahvé", es decir, en la Segunda venida de Cristo (Jeremías 51:44; Hageo 2:6,7).

Un tercer mensaje con características similares encontramos en Ezequiel 31:1-18. Allí se dirige un mensaje para el rey de Egipto (nuevamente con un mensaje doble: para el monarca humano y al mismo tiempo para Satanás).

El apóstol Pedro indicó que el Diablo que es como un león rugiente que trata de devorar a quienes están en ignorancia (Primera de Pedro 5:8). El libro del Apocalipsis también describe al diablo como un ser colérico que conoce que le queda un corto espacio de tiempo, y que fue arrojado abajo a la tierra, según Apocalipsis 12:12.

Sus nombres y representaciones

Los nombres más comunes o conocidos con que se nombra al diablo en la Biblia son: Lucifer, Satanás, Belial, Samael, "antigua serpiente", "gran dragón", "Jaldabaoth", "el dios negro", "el dios de este siglo" y "el padre de la mentira".

Es quien crea y dirige a la Bestia (estructura de poder imperial). El número del diablo, considerado la Marca de la Bestia, es el seiscientos sesenta y seis (666).

En cambio en el budismo, se lo conoce como Mara, quien intentó evitar que el Buda Siddharta Gautama alcanzara la iluminación y destruyera el Ego.

En las culturas andinas, en el Departamento de Oruro en Bolivia, los mineros lo conocen como el tio de la mina. Representado con la imagen del diablo, según sus creencias, es el guardián de las minas y su imagen es venerado por los mineros con ofrendas similar a los santos, nada que ver con rituales satánicos. Según la fe de los mineros, para que el tío o el diablo no les haga faltar riquezas.

El Ángel Caído (Ricardo Bellver) MRABASF 03
El Ángel Caído de Ricardo Bellver

Dios como el Diablo

Algunas teorías han provocado ciertas controversias, que Dios y el Diablo serían la misma persona. Pues varios autores religiosos a lo largo de la historia han propuesto la noción del Dios de Abraham como el Diablo. Dan la razón de que el Dios bíblico es una fuerza divina que causa sufrimiento, muerte y destrucción y que tienta o dirige a la humanidad a cometer violencia y genocidio.

Estos escritos se refieren a este dios de diversas maneras como "un demiurgos", "un ángel malvado", "el dios diablo", "el Príncipe de la Oscuridad", "la fuente de toda la maldad", "el Diablo", "un demonio", "un tirano cruel, iracundo y guerrero", "Satanás" y "la primera bestia del libro del Apocalipsis".

Muchos de los autores critican solo el concepto de dios que se encuentra en el Tanaj, en contraste con el "verdadero dios" que aseguran ver en el Nuevo Testamento. Sin embargo, otros autores aplican su condena a la deidad entera del Judaísmo, el Cristianismo y el Islam.

Los autores afirman sus críticas al hacer referencia a ciertos pasajes en la escritura bíblica describiendo acciones de Dios que dicen que son malvadas o diabólicas. Muchos de los autores han sido severamente castigados por sus escritos, y sus seguidores han sido asesinados.

El filósofo anglo-estadounidense del siglo XVIII Thomas Paine escribió en The Age of Reason que "cada vez que leemos las historias obscenas, la corrupción voluptuosa, las ejecuciones crueles y tortuosas, la venganza implacable, con lo que más de la mitad de la Biblia está llena, sería más consistente que la llamáramos la palabra de un demonio, antes que la Palabra de Dios."

El Diablo en el Judaísmo

En el judaísmo no hay un concepto claro acerca de la personificación de este personaje a diferencia de religiones como el cristianismo o el islamismo. En hebreo, la palabra bíblica ha-Satán significa ‘el adversario’ o ‘el obstáculo’, o también ‘el perseguidor’ (reconociendo que el Dios Yahvéh es visto como el juez último).

En el Libro de Job, ha-Satan no es un nombre propio sino el título de un ángel gobernado por el Dios Yahvé; él es el jefe ‘perseguidor’ de la corte divina. En el judaísmo, ha-Satan no hace mal, le indica a Dios las malas inclinaciones y acciones de la humanidad. En esencia, ha-Satán no tiene poder hasta que los humanos no hagan cosas malas. Después de que Dios señala la piedad de Job, ha-Satán le pide autorización para probar la piedad de Job. El hombre justo es afligido con la pérdida de su familia, propiedades, y más tarde, de su salud, mas él sigue siendo fiel a Dios. Como conclusión de este libro, Dios aparece como un torbellino, explicándoles a los presentes que la justicia divina es inescrutable. En el epílogo, las posesiones de Job son restauradas y él obtiene una segunda familia para "reemplazar" a la primera, que murió.

En la Torá, este perseguidor es mencionado varias veces. Un momento importante se presenta en el incidente del becerro de oro. El perseguidor es el responsable por la inclinación al mal (yetser harah), de todos los hombres. En la Torá, él es el responsable de que los hebreos construyeran el ídolo (becerro de oro) mientras Moisés estaba en la cima del monte Sinaí recibiendo la Torá de parte de Dios. En el Libro de las Crónicas, el perseguidor incita a David a hacer un censo ilegítimo. De hecho, los libros de Isaías, Job, Eclesiastés y Deuteronomio tienen pasajes en los que el Dios Yahvé es mostrado como el creador del bien y del mal en este mundo.

El bien y el mal cohabitan en la Conciencia Universal

En su libro, Vladimir y María Mercedes Gessen nos cuentan que "... En una ocasión visitamos una comunidad Inuit (esquimal) cerca del Círculo Ártico. Vimos entonces una escultura que tenía un rostro humano en el frente, y donde sobresalía una cara de águila de su lado izquierdo. Le preguntamos al guía de qué se trataba y nos ilustró: – Es el rostro del Creador… Preguntamos, ¿El creador tiene dos caras? y nos respondió: – Dos no, tres… Acto seguido vimos la escultura por detrás y en su parte inferior debajo de la espalda del humano y del águila estaba otro rostro de un ser humano pero con cara adusta… ¿Quién es?, inquirimos… – Es el rostro oculto, el lado oscuro del Creador… nos afirmó el guía. Para esta comunidad de esquimales, Dios tiene una cara humana buena, bondadosa, positiva, una cara animal, la del águila, que refleja la vida instintiva, y una cara humana sombría, el lado negativo de Dios".

Las tres caras del Creador
Escultura Inuit que muestra las tres caras del Creador

"Si lo llevamos - prosiguen los esposos Gessen- a las religiones monoteístas del pasado como la Judía, la Cristiana o el Islam, es como si Dios y el Diablo fueran una sola entidad. Pero, si lo tratamos de explicar racionalmente tendríamos que compararlo con la polaridad de los campos magnéticos estelares, o del electromagnetismo. En cada caso están presentes polos positivos y negativos. Lo hemos experimentados en dos imanes cuando sus polos iguales se repelen y los distintos se juntan. La ciencia física acepta la existencia de campos magnéticos cosmológicos y que las galaxias incluyen campos magnéticos que se extienden a toda su estructura, igualmente se observa que dichos campos se encuentran, de la misma manera, fuera de las galaxias y podrían estar presentes en la totalidad del universo visible.
Estamos hablando de un magnetismo universal contentivo a su vez de una polaridad positiva y de una negativa. En el plano religioso estaríamos diciendo que el bien y el mal están presentes en un mismo ser. Independientemente de que tipo de ser. Si hablamos del reino animal, el mantener los dos comportamientos, el negativo y el positivo, permitiría la supervivencia de la especie a través de la cadena alimenticia, el lado positivo sería el aporte de cada especie a la vida y el lado negativo, la agresión necesaria para comer y sobrevivir. Si hablamos del ser humano, tenemos que apelar a su propia conciencia y preguntarle ¿No siente Usted lo que es bueno y lo que es malo? ¿Es Usted cien por ciento bueno? ¿Nunca hizo nada malo? Una cosa es cierta, hay seres humanos que tienden a una conducta propensa hacia a la bondad, y otros proclives a la maldad. Aceptamos como posible que una buena parte de la humanidad tiene una cara humana, positiva y una cara oculta, la del lado oscuro de la humanidad. Si vamos a la Tierra, más allá de su campo magnético y de su polaridad, tendríamos que concluir la presencia de un lado que le canta a la vida, a la construcción y el perfeccionamiento, a lo positivo, y otro flanco que tiende a la catástrofe, al cataclismo, a la desgracia, a lo negativo. Los seres humanos estaríamos hechos a semejanza de Dios, dicen los libros sagrados, y como hemos analizado, apreciamos que el bien y el mal coexisten en los seres más simples, y en los más complejos. Si los humanos tenemos analogía con Dios y sí además formamos parte de Él, el Creador también tendría el bien y el mal en su seno, dentro de su conciencia. Uno de los principios fundamentales del pensamiento del Dios Universal es que en todo el Universo coexisten los polos negativo y positivo. La oscuridad y la luz conviven en el Universo y en cada ser. Es a nivel de conciencia personal que se puede seleccionar a cuál de los dos polos seguiremos, para dictaminar nuestra conducta. Igual dilema y contradicción se mantiene en la Conciencia Universal. Si la mayoría de las conciencias de los seres escogen el Mal, la Presencia Universal tenderá a ese polo, si por el contrario se opta por el Bien, en la Conciencia Universal se fortalecerá el polo positivo".


Le invitamos cordialmente a leer nuestro libro: ¿Quién es Dios?
¡Gracias! por visitarnos, Vladimir y María Mercedes Gessen @DivanGessen

Fuente: http://www.diosuniversal.com/Quien-es-Dios/Capitulo-9-Hipotesis-teorias-...
https://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Demonio&redirect=no
https://es.wikipedia.org/wiki/Diablo

Fotos: https://commons.wikimedia.org/wiki/Main_Page
https://commons.wikimedia.org/wiki/File:Devil-goat.jpg

Comentarios