Your browser (Internet Explorer 7 or lower) is out of date. It has known security flaws and may not display all features of this and other websites. Learn how to update your browser.

X

Navigate

Vivir sin Religión

Vivir sin religión o la irreligión es el hecho de no practicar o seguir un credo organizado. Este término engloba nociones muy diversas: El ateísmo, el agnosticismo, el deísmo, el escepticismo religioso, el librepensamiento, el laicismo e incluso el teísmo filosófico. En particular, ser irreligioso no implica necesariamente una falta de creencia en uno o más dioses. En los estudios demoscópicos la irreligión se expresa como "sin religión" o "sin afiliación religiosa".

Kólob: El punto más cercano al trono de Dios

Para los miembros de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, Kólob es una estrella o planeta que constituiría el lugar más cercano al trono o residencia física de Dios. La mención de este supuesto cuerpo celeste se encuentra en el Libro de Abraham, uno de los textos canónicos de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días y otras denominaciones mormonas.

Una parte del Libro del Abraham declara que Abraham "vio las estrellas... y que una de ellas se hallaba más próxima al trono de Dios;... y el nombre de la mayor es Kólob". Por lo tanto, Kólob es referido como una "estrella".
.
Otra interpretación metafórica (ortodoxa, pero relativamente poco recurrente en el mormonismo) sugiere que Kólob debe interpretarse como una metáfora de Jesús, y no como una estrella o un planeta real.

.

Jaredí: La Otra Cara del Judaísmo

Los jaredíes son judíos ortodoxos cuya práctica religiosa es especialmente devota. Los jaredíes afirman, al igual que todo el judaísmo ortodoxo, que la Torá entregada en el Monte Sinaí por Dios, con sus respectivas leyes, constituye el "manual de instrucciones del mundo". Para ellos la Torá es el código que permite, en términos fundamentales, el comportamiento armónico de la Creación y los creados, la regulación de sus leyes y principios, y los métodos que llevarán a cada individuo a unirse a Dios para disfrutar de deleite infinito, máximo objetivo de la creación del mundo.

Sin embargo, a pesar de que otros grupos judíos ortodoxos (ya sean jasídicos u ortodoxos modernos) aceptan esta afirmación, hay diferencias entre todos los grupos en cuanto al comportamiento en ámbitos no legales; es decir, en el ámbito de la cosmovisión individual y colectiva, que no está reglamentada por la Torá.

Los jaredíes no se definen a sí mismos como ultraortodoxos, sino como judíos ortodoxos jaredíes "los que tiemblan", en el sentido de "los que tiemblan ante Dios", o los "que temen a Dios".
.

Virginidad, Castidad y Celibato

La virginidad, en términos generales, es el estado en el que un proceso u objeto cualquiera se mantiene sin haber sufrido alteración alguna desde su origen. En el ámbito sexual, es el término coloquial que se aplica a la persona que no ha tenido experiencias sexuales. Sin embargo, el Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española la define como "cualidad de la persona que no ha tenido relaciones sexuales" o como persona que, conservando su castidad, la ha consagrado a una divinidad. El mayor ejemplo sería María, madre de Jesus de Nazaret.

La percepción del significado y la aplicación de la palabra varía, en función de la cultura, la religión o el sistema de creencias. De forma errónea se usa como sinónimo del término castidad, la cual es la conducta deliberada a la moderación y pertinente regulación de goces o actos sexuales.

La Iglesia católica aclara que "la virginidad es un consejo evangélico, no un precepto obligatorio" y que el matrimonio es un bien aunque la virginidad sea un bien mayor.

Por otra parte el Celibato se refiere al estado de quienes no contraen matrimonio o que no tienen una pareja sexual. La opción por el celibato puede ser religiosa, como se presenta entre los sacerdotes y monjas católicos, los monjes budistas y otras religiones.

Horóscopo Chino

El Horóscopo Chino es la astrología del calendario chino, particularmente sus 12 ciclos anuales de animales, conocidos como zodiaco chino. Este sistema de adivinación se deriva de las características principales del sistema: el zodiaco, los cinco elementos del pensamiento chino, los ciclos del calendario basados en la astronomía y la religión china antigua. Los antiguos astrónomos chinos asignaron a cada uno de los cinco planetas principales uno de los cinco elementos chinos: a Venus, el metal (oro); a Júpiter, la madera; a Mercurio, el agua; a Marte, el fuego, y a Saturno, la tierra. Según la astrología china, la posición de estos planetas, junto con la posición del sol, la luna y cualquier cometa en el cielo además de la fecha de nacimiento y el signo del zodiaco puede determinar el destino de una persona.

Pages