Your browser (Internet Explorer 7 or lower) is out of date. It has known security flaws and may not display all features of this and other websites. Learn how to update your browser.

X

Navigate

Abuso

El Abuso Infantil y la Pedofília en la Iglesia

El papa Francisco defendió a un obispo acusado de encubrir delitos sexuales durante su visita a Chile en enero de 2018. Asumió la defensa de Juan Barros, precisamente el obispo acusado de encubrir los abusos sexuales en ese país. “No hay una sola prueba en contra, todo es calumnia”, le aseveró el Papa, a los periodistas con cara de disgusto. El caso es que el obispo de la ciudad de Osorno, Juan Barros, ha sido señalado como el supuesto encubridor de los abusos sexuales cometidos en contra de menores de edad por el sacerdote Fernando Karadima. Este obispo Barros, fue "alumno" del cura Karadima, profesor de más de 50 sacerdotes. A este cura criminal sexual y violador de niños y menores, el Vaticano lo suspendió en 2010 como párroco de El Bosque, en Santiago de Chile. Los jueces chilenos lo encontraron culpable, pero no lo pudieron poner en prisión porque los delitos habían prescrito, gracias al encubrimiento que tuvo. Lo insólito es que el papa Francisco, quien ha asegurado que combatiría a los pederastas, abusadores sexuales y violadores de niños, designó a Juan Barros, en marzo de 2015, obispo de Osorno, donde ha sido rechazado por una buena parte de la feligresía católica, y que innumerables veces ha sido acusado de haber encubierto los abusos del cura Karadima... Como el Papa a los periodistas les pidió pruebas en contra de Barros, unas de las víctimas de violaciones y abuso sexual, por parte de Karadima, Juan Carlos Cruz, en twitter, afirmó: “...Como si uno hubiese podido sacarse una selfie o una doto mientras Karadima me abusaba a mí, u otros, con Juan Barros parado al lado viéndolo todo...”...
El abuso religioso es el maltrato infligido tomando como excusa la religión, incluyendo el acoso o la humillación, a menudo con el resultado de un trauma psicológico...
.

Asilo de las Magdalenas: deuda de la Iglesia Católica

Detrás de los muros de este asilo se escondían historias de maltratos y abusos por parte de unas monjas católicas en Irlanda. El trabajo forzado, sin remuneración alguna, era uno de los principales atropellos a las mujeres que ahí vivían. El Asilo de las Magdalenas (Magdalene Asylum en inglés) es como se conoce a una serie de instituciones también denominada "para mujeres caídas", la mayoría de ellas dirigidas por la Iglesia Católica en Irlanda bajo la custodia de las "Hermanas de la Misericordia".

En la mayoría de estos asilos las internas tenían que hacer duros trabajos físicos, especialmente en lavanderías. En Irlanda, la mayoría de esos asilos fueron conocidos también como "lavanderías de las Magdalenas" (Magdalene Laundries).

Se estima que unas 30.000 mujeres fueron internadas en dichos lugares durante los 150 años de historia de dichas instituciones, por lo general en contra de su voluntad. El último asilo de las Magdalenas cerró sus puertas definitivamente el 25 de septiembre de 1996 en Irlanda.

El hecho de que se enviara mujeres a los asilos de las Magdalenas por las más indemostrables sospechas de mal comportamiento sexual es una prueba argüida por muchas feministas de cómo la sociedad castiga con rigor a la mujer, pero es suave con el varón.
.

Comentarios


Subscribe to Abuso