Your browser (Internet Explorer 7 or lower) is out of date. It has known security flaws and may not display all features of this and other websites. Learn how to update your browser.

X

Navigate

Libros Misteriosos de la Humanidad

El conocimiento que guardan los libros entre sus hojas es un tesoro para la posteridad ya que perduran a lo largo de los años. Lamentablemente, es que en algunas de las etapas de nuestra historia desapareció un vasto conocimiento que si hoy pudiéramos tener su acceso seguro que todo fuera diferente.
En la ciudad de Alejandría, se creó la biblioteca mas grande e importante de todos los tiempos. No hay otra que se asemeje en cuestión de conocimiento. Ni siquiera las fuentes que hay en la actualidad se pueden comparar con las informaciones tan valiosas que esta biblioteca guardaba, ya que albergaba hasta 900.000 manuscritos de diferentes temas.

Illuminatis

"Illuminatis" se refiere a las diversas organizaciones que tienen vínculos con los Illuminati bávaros originales o con sociedades secretas similares, y con frecuencia son acusados de conspirar para controlar los asuntos mundiales, con el fin de establecer un Nuevo Orden Mundial y buscar el aumento de su poder político...
La Orden de los Iluminados (Illuminatenorden en el original alemán), históricamente se refiere a la organización Illuminati de Baviera, una sociedad secreta de la época de la Ilustración, fundada el 1° de mayo de 1776, la cual manifestaba oponerse a la superstición, los prejuicios, la influencia religiosa sobre la vida pública, los abusos de poder del Estado y apoyaba la educación de la mujer y la igualdad entre los sexos.

Hombre lobo

El hombre lobo, también conocido como licántropo, es una criatura legendaria presente en muchas culturas a lo largo del mundo y se ha dicho que este es el más universal de todos los mitos probablemente junto con el del vampiro. Aún hoy, mucha gente cree en la existencia de los hombres lobo o de otras clases de "hombres bestia". Todas las características típicas de aquel animal como son la ferocidad, la fuerza, la astucia y la rapidez son en ellos claramente manifiestas, para desgracia de todos aquellos que se cruzan en su camino. Según las creencias populares, este hombre lobo puede permanecer con su aspecto animal únicamente por espacio de unas cuantas horas, generalmente cuando sale la luna llena.

Pecado original: ¿Todos nacimos pecadores?

Más grave que hacer sentir culpables a la humanidad desde su nacimiento, pretendiendo un pecado original, por parte algunas iglesias y credos religiosos, es que también deseen que debamos sentirnos avergonzados porque Adán y Eva comieron del árbol prohibido. Definido bíblicamente como el árbol de conocimiento. Pareciera que esas iglesias medievales quisieron inducir a la humanidad que saber o conocer más allá que lo que ellos, como iglesia, decían y catequizaban, era pecado. Recordemos como se condenó a Galileo Galilei por ser científico y revelar conocimientos. Si se cree en una entidad suprema como sería una conciencia universal, o si lo prefiere llamar Dios, esta entidad sería el conocimiento total, de manera que por el contrario de lo que pregonan estas iglesias, para acercarse a esta Divina Providencia deberíamos estudiar e investigar todo cuanto podamos porque a más conocimientos y sabiduría tengamos estaremos más cerca de Dios.
El pecado original, también llamado pecado ancestral, es para la doctrina cristiana la "mancha de la humanidad por el pecado como consecuencia de la "caída" del hombre, originada por la rebeldía de Adán en el Jardín del Edén. Esta condición se ha caracterizado de muchos modos, desde algo tan insignificante como una leve deficiencia, o la tendencia hacia el pecado aunque sin la culpa colectiva, referida como una "naturaleza pecadora", a algo tan drástico como la depravación total o la culpa automática de todos los humanos a través de la culpa colectiva.
.

Pecados Capitales

Los siete pecados capitales son una clasificación de los vicios mencionados en las primeras enseñanzas del cristianismo para educar a sus seguidores acerca de la moral cristiana. El término «capital» (de caput, capitis, "cabeza", en latín) no se refiere a la magnitud del pecado sino a que da origen a muchos otros pecados. Al principio del cristianismo, todos los escritores religiosos ―Cipriano de Cartago, Juan Casiano, Columbano de Luxeuil, Alcuino de York― enumeraban ocho pecados capitales. El número siete fue dado por el papa Gregorio Magno y se mantuvo por la mayoría de los teólogos de la Edad Media.

Pages