Your browser (Internet Explorer 7 or lower) is out of date. It has known security flaws and may not display all features of this and other websites. Learn how to update your browser.

X

Navigate

¿Por qué las religiones crearon el Purgatorio?

El Purgatorio es un concepto religioso muy polémico con especial presencia en la teología católica y la copta y se define como un estado transitorio de purificación y expiación. Es este sitio, según lo explican las iglesias que inventaron el purgatorio, después de la muerte, las personas fallecidas sin pecado mortal pero que han cometido pecados leves no perdonados, o graves ya perdonados en vida, pero sin satisfacción penitencial de parte del creyente, tienen que purificarse de esas manchas a causa de la pena temporal contraída para poder acceder a la visión beatífica de Dios.
Debido a que todo aquel que entra en el Purgatorio terminará entrando al Cielo tarde o temprano, el Purgatorio no es una forma de Infierno. Las plegarias a Dios por los muertos, la celebración de eucaristías y las "indulgencias" pueden acortar la estadía de una o varias almas que estén en dicho estado. Imagínese que usted pudiera comprar un certificado de la Iglesia por adelantado para obtener el perdón de un pecado que usted quisiera cometer, y que todavía no lo ha perpetrado. O, que después de haberlo consumado, no pagara ninguna pena porque comprara una “indulgencia papal”. Esta fue la política de la iglesia católica por un largo tiempo y que la llevó a la Reforma y al cisma de la Iglesia con Martín Lutero. Para los luteranos el purgatorio fue un invento del Vaticano para cobrarle a su feligresía oro y plata para quitarle años de castigo, o sencillamente ir directamente al cielo ya con sus pecados perdonados gracias a la compra a la Iglesia de unas cuantas "indulgencias".

Los fantásticos Dioses Japoneses y su Mitología

La mitología japonesa es un sistema extremadamente complejo de creencias. El panteón Shinto por sí solo se compone de una colección de más de 8 millones de Kami ("dioses" o "espíritus" en japonés). A pesar de la influencia de la civilización china antigua, una parte muy importante de la religión y mitología japonesa son únicas. Contiene tradiciones Shinto y budistas, así como creencias populares agrícolas.
Por otra parte, a diferencia de la mitología griega, nórdica y egipcia, es relativamente difícil distinguir cuál es verdaderamente un "mito" para los japoneses. Las creencias japonesas convencionales se basan en el Kojiki, en el Nihonshoki, y en algunos libros complementarios. El Kojiki que literalmente significa "registro de cosas antiguas" es el libro más viejo reconocido sobre mitos, leyendas, y la historia de Japón y el Nihonshoki es el segundo más remoto. El Shintoshu explica orígenes de deidades japonesas desde una perspectiva budista mientras que el Hotsuma Tsutae registra una versión diferente sobre la mitología.
Un resultado notable de la mitología japonesa es que explica el origen de la familia imperial, y les representa como descendencia divina. La palabra japonesa para Emperador en Japón, Tennō (天皇), significa el "Soberano Celestial".

Satí: El horror de una creencia

Imagínese, si es mujer, que existiera una ley que le obligara, si su marido muere, a quemarse en la misma hoguera en la que será cremado su esposo. O si usted fuera el marido a punto de morir, ¿Estaría de acuerdo en que a su esposa, la madre de sus hijos, le prendieran fuego junto a su cadáver?... La palabra sánscrita "Satí" se refiere al rito o acto en el cual una mujer se inmola en la pira funeraria del recién fallecido marido. El origen de este rito se remonta siglos antes de la era común. Las crónicas de viajeros griegos, como Aristóbulo, Estrabo y Diódoros, son la principal evidencia de la existencia de este ritual en territorio indio a principios de la era cristiana. Si bien es cierto que no se tiene certeza de cuándo exactamente y quién originó el ritual, existe literatura histórica diversa que sitúa su apogeo a partir del siglo IV de la era común. Esta práctica fue común en las comunidades hindúes durante siglos.
.

La Fuente de la Juventud ¿Existe?

La fuente de la juventud, símbolo de la inmortalidad, es una legendaria fuente que supuestamente cura y devuelve la juventud a quien quiera que beba de sus aguas o se bañe en ellas. La primera referencia conocida del mito de una fuente de la juventud está en el tercer libro de las historias de Heródoto (siglo IV a. C.). Allí comenta la entrevista entre el rey de Etiopía y los embajadores del rey persa Cambises:
"Tomando de aquí ocasión los Ictiófagos de preguntarle también cuál era la comida y cuán larga la vida de los etíopes, respondióles el rey, que acerca de la vida, muchos entre ellos había que llegaban a los 120 años, no faltando algunos que alcanzaban a más; en cuanto al alimento, la carne cocida era su comida y la leche fresca su bebida ordinaria. Viendo entonces el rey cuánto admiraban los exploradores una vida de tan largos años, los condujo él mismo a ver una fuente muy singular, cuya agua pondrá al que se bañe en ella más empapado y reluciente que si se untara con el aceite más exquisito, y hará despedir de su húmedo cuerpo un olor de viola finísimo y delicado. Acerca de esta rara fuente referían después los enviados ser de agua tan ligera que nada sufría que sobrenadase en ella, ni madera de especie alguna, ni otra cosa más leve que la madera, pues lo mismo era echar algo en ella, fuese lo que fuese, que irse a fondo al momento. Y en verdad, si tal es el agua cual dicen, ¿no se pudiera conjeturar que el uso que de ella hacen para todos los etíopes, hará que gocen los Macrobios de tan larga vida?"

Barcos Fantasmas: Una verdad para los marineros

Existen innumerables historias sobre barcos fantasmas. En ellas se hace referencia a barcos tripulados por espectros. El término puede también usarse para aludir a un buque que ha sido avistado –a menudo como visión fantasmagórica– tras hundirse, o a un barco hallado flotando sin tripulación a bordo. "El Holandés Errante" es el barco fantasma más famoso, tanto que se ha convertido en sinónimo del fenómeno, por lo que su nombre se suele usar como término genérico para cualquier aparición de barco fantasma. Hay otros con menos renombre pero que causan igual temor. Tal es el caso del Mary Celeste, el Lucerna, el SS Baychimo o el espeluznante Barco de los Brujos. Cada uno tiene una historia que podría explicar por qué estas naves entraron al mundo de lo desconocido. A continuación parte de lo que de ellos se dice.

Pages