Your browser (Internet Explorer 7 or lower) is out of date. It has known security flaws and may not display all features of this and other websites. Learn how to update your browser.

X

Navigate

Sufismo, la mística del Islam

El sufismo es una de las denominaciones que se han dado al aspecto místico del islam sunita. El término se usa en Occidente para referirse, por un lado a la espiritualidad islámica conocida como tasawwuf, que incluye diferentes movimientos ortodoxos y heterodoxos del islam.

También es usado para definir grupos esotéricos desvinculados del islam, como algunas formas de sincretismo Nueva Era. En el ámbito de algunas universidades islámicas se hace referencia a la psicología islámica (el conocimiento del alma y su purificación, donde también se denomina tazkiyyat al-nafs) y en ocasiones se confunde con el ajlāq, que se suele entender como moral, pero que en su concepción clásica indica la nobleza de carácter. Las definiciones sobre lo que es el sufismo son muy variadas e imperfectas.

En las primeras décadas de existencia del Islam, el sufí no fue reconocido como una rama del islamismo, y desde el punto de vista de la mayoría de los investigadores, fue desarrollado por personas que eligieron la ascesis y la vida espiritual. Pero algunos de los sabios sufíes creen que el sufismo era una realidad sin nombre, y luego fue un nombre sin realidad. Los sabios sufíes eligieron el tariq (camino), argumentando que fue inaugurado por el propio Mahoma, y citan numerosos antecedentes en el Corán y en el Hadiz.
.

María Lionza la creencia de un pueblo

María Lionza, María de la Onza, Yara, Guaichía es una deidad femenina mística autóctona del folklore venezolano y de acuerdo con la antropóloga venezolana Daisy Barreto, las referencias más antiguas al culto se encuentran en testimonios orales que datan de principios de siglo, en los cuales campesinos de la región de Yaracuy y algunas áreas adyacentes discuten la existencia de una devoción de corte campesino y afrovenezolano a la reina María Lionza en las sierras de la montaña Sorte en Chivacoa. En ese tiempo, el culto se circunscribía a esa pequeña región y estaba basado en la devoción a los antepasados, en su mayor parte caciques indígenas y héroes de la independencia venezolana (Ferrandiz, 1999).

Giordano Bruno: Mártir por creer que el Sol es una estrella y el Universo infinito

Suponga que un día dice en la iglesia de la cual forma parte que el Sol es una estrella y que en el Universo debe haber otros mundos habitados por seres vivientes, e incluso por seres inteligentes. ¿Podría imaginar que por ello su congregación religiosa decida encerrarlo por largos años en las mazmorras, sea torturado sin piedad y luego quemado en una hoguera? Pues bien, esto hizo la Iglesia Católica con Giordano Bruno, de nacimiento Filippo Bruno, el 17 de febrero de 1600… Asesinado a la edad de 52 años en la plenitud de su creación intelectual y sabia. Su pecado fue haber sido iluminado por una Conciencia Universal y decir lo que hoy la ciencia no duda: El Sol es una estrella y deben existir un sinnúmero de planetas donde exista vida.
.

La Maldición del Faraón

Según la creencia, la maldición del faraón caería sobre cualquier persona que moleste a la momia de un faraón del Antiguo Egipto y por ello moriría en poco tiempo. Existía la certidumbre de que las tumbas de los faraones tenían maldiciones escritas en ellas o en sus alrededores, en forma de advertencia para que no entraran.

La supuesta maldición y los hechos trágicos que afectaron a quienes estuvieron relacionados con el descubrimiento de la tumba del faraón de la XVIII dinastía Tutankamón es un episodio relevante en la cultura occidental.

Muchos autores niegan la existencia de una maldición escrita, pero investigadores del caso aseguran que el célebre arqueólogo y egiptólogo Howard Carter ( 9- 5-1874 / 2 - 03 - 1939) encontró en la antecámara un ostracón de arcilla cuya inscripción decía: "La muerte golpeará con su miedo a aquel que turbe el reposo del faraón".

Lord Carnarvon, el financista de la expedición que en 1922 llevó a Howard Carter a la tumba de Tutankamón, la mejor conservada de todas las tumbas faraónicas, murió repentinamente el 5 de abril de 1923, varios meses después del descubrimiento.

Arthur Conan Doyle, autor de las novelas detectivescas de Sherlock Holmes, fomentó la idea de la maldición y especuló con que el moho tóxico había sido puesto deliberadamente en las tumbas para castigar a los ladrones.

Howard Carter, el principal implicado en todo lo relacionado con la tumba de Tutankamón, falleció el 2 de marzo de 1939 a los 64 años, de muerte natural.

.

¿Por qué las religiones crearon el Purgatorio?

El Purgatorio es un concepto religioso muy polémico con especial presencia en la teología católica y la copta y se define como un estado transitorio de purificación y expiación. Es este sitio, según lo explican las iglesias que inventaron el purgatorio, después de la muerte, las personas fallecidas sin pecado mortal pero que han cometido pecados leves no perdonados, o graves ya perdonados en vida, pero sin satisfacción penitencial de parte del creyente, tienen que purificarse de esas manchas a causa de la pena temporal contraída para poder acceder a la visión beatífica de Dios.
Debido a que todo aquel que entra en el Purgatorio terminará entrando al Cielo tarde o temprano, el Purgatorio no es una forma de Infierno. Las plegarias a Dios por los muertos, la celebración de eucaristías y las "indulgencias" pueden acortar la estadía de una o varias almas que estén en dicho estado. Imagínese que usted pudiera comprar un certificado de la Iglesia por adelantado para obtener el perdón de un pecado que usted quisiera cometer, y que todavía no lo ha perpetrado. O, que después de haberlo consumado, no pagara ninguna pena porque comprara una “indulgencia papal”. Esta fue la política de la iglesia católica por un largo tiempo y que la llevó a la Reforma y al cisma de la Iglesia con Martín Lutero. Para los luteranos el purgatorio fue un invento del Vaticano para cobrarle a su feligresía oro y plata para quitarle años de castigo, o sencillamente ir directamente al cielo ya con sus pecados perdonados gracias a la compra a la Iglesia de unas cuantas "indulgencias".

Pages