Your browser (Internet Explorer 7 or lower) is out of date. It has known security flaws and may not display all features of this and other websites. Learn how to update your browser.

X

Navigate

Harén de Mujeres: ¿Tabú, mito o realidad?

El término Harén o Harem, en árabe: Harîm حريم, designa al mismo tiempo el conjunto de mujeres, concubinas o, simplemente, mujeres hermosas, que rodeaban a un personaje importante, así como el lugar en el que éstas residían. En algunas lenguas occidentales, el término se ha utilizado en un sentido más estricto, asociado a la mujer confinada. El sentido dado por los orientales es el de "prohibido a los hombres". El término harem deriva de la palabra herâm que sirve para designar todo aquello que es tabú, prohibido por la religión. Normalmente en las residencias musulmanas se denominaba "Harim" a las estancias privadas y familiares donde vivían las mujeres de la casa, esposa, madres, hijas, donde sólo estaban los miembros de la familia. Las mujeres extrañas eran recibidas en aquellos aposentos, mientras los hombres eran recibidos en un salón especial a la entrada de la vivienda. La mistificación del harén viene dada porque en muchas ocasiones el poder político y muchas decisiones salían de allí.
En el Antiguo Testamento de la Biblia, libro sagrado para judíos, cristianos y católicos se muestra claramente que la mayoría de los patriarcas bíblicos eran polígamos. En el hinduismo, la poligamia del tipo poliginia (un hombre con varias esposas) fue practicada desde tiempos ancestrales. Durante la Reforma Protestante, Martín Lutero aconsejó a Felipe de Hesse-Kassel que aunque en su parecer la Biblia no se oponía a la poligamia, procurara mantener su segundo matrimonio en discreción para evitar escándalo. En el Islam, la poliginia musulmana se puede encontrar principalmente en las culturas árabes tradicionales, como Arabia Saudita, y en los Emiratos Árabes Unidos. También se ha practicado la poligamia en la Iglesia Mormón.
De manera que el harén es producto de la práctica muy antigua de la poligamia de un hombre con varias mujeres.
.

El misterio de las Piedras Guías de Georgia

Las Piedras Guías de Georgia (Georgia Guidestone) es una enorme escultura de granito en el Condado de Elbert, Georgia (Estados Unidos) conocida como el Stonehenge estadounidense. Este monumento fue mandado a construir por una persona con el seudónimo de R.C. Christian en 1979, del cual no se volvió a saber nada más. Se dice que las dejó pagadas al contado comprando también el terreno que ocupan, para marcharse después. Algunos estudiosos se lo atribuyen a la Orden Rosacruz, otros a los Masones, a los illuminatis y existen teoriás conspirativas que señalan al monumento como una advertencia del fin del mundo o algo peor.
La escultura lleva inscritas diez mandamientos en ocho idiomas modernos y un mensaje corto en la parte superior en cuatro escrituras antiguas: babilonio, griego clásico, sánscrito, egipcio antiguo, swahili, hebreo y chino.

Reencarnación

La reencarnación es la creencia consistente en que la esencia individual de las personas (ya sea mente, alma, conciencia o energía) adopta un cuerpo material no solo una vez sino varias según va muriendo. La creencia en la reencarnación ha estado presente en toda la humanidad desde la antigüedad, en la mayoría de las religiones orientales, como hinduismo, budismo y taoísmo, y también en las religiones africanas y tribales de América y Oceanía.

José Gregorio Hernández, el Venerable

José Gregorio Hernández Cisneros, nació en Isnotú, Estado Trujillo, Venezuela, el 26 de octubre de 1864. Fue médico, científico, profesor y filántropo de profunda vocación religiosa, cristiano católico y franciscano seglar, reconocido por su solidaridad con los más necesitados y recordado por su caridad, generosidad, rectitud y servicio a los pobres.

Perteneció a la Orden Franciscana Seglar de Venezuela (OFS), en la fraternidad de la Merced de Caracas, en la Iglesia Nuestra Señora de la Merced de los Frailes Capuchinos, realizó su profesión como franciscano seglar.

Su vida fue un testimonio evidente de santidad, tanto, que muchos latinoamericanos lo consideran santo, a pesar de que aún no ha sido canonizado por la Iglesia católica.

Durante un tiempo ejerció la medicina en su pueblo natal, donde enfrentó adversidades que relata a un amigo en una carta: "... es tan difícil curar a la gente de aquí, porque hay que luchar con las preocupaciones … que tienen arraigadas: creen … en los remedios que se hacen diciendo palabras misteriosas: en suma;… La clínica es muy pobre: todo el mundo padece de disentería y de asma, quedando uno que otro enfermo con tuberculosis o reumatismo…La botica es pésima...”

Murió de forma trágica, el 29 de junio de 1919, al golpearse la cabeza con el borde de la acera a consecuencia del impacto con un automóvil, en la esquina de Amadores, La Pastora, Caracas, Venezuela. Sus restos reposan en la iglesia parroquial de La Candelaria ubicada en el centro de la ciudad de Caracas, después de estar por mucho tiempo en el Cementerio General del Sur.

Actualmente está en proceso de beatificación y posterior canonización, luego de que en el año 1986 Su Santidad el Papa Juan Pablo II declaró solemnemente sus virtudes heroicas, por lo cual se le otorgó el título de Venerable, antepenúltimo escalón en el camino de la santidad. Recientemente ha crecido la expectativa entre los fieles sobre su posible beatificación, debido a que el 25 de septiembre de 2013 Su Santidad el Papa Francisco manifestó interés por la causa del Dr. José Gregorio Hernández.

Homosexualidad y religión

La relación entre la homosexualidad y la religión puede variar mucho a lo largo del tiempo y de la localización geográfica, entre diferentes religiones y sectas, y en relación a las diferentes formas de homosexualidad y bisexualidad. En la actualidad las doctrinas de las mayores religiones del mundo contrastan de manera significativa entre la denominación y actitud hacia homosexualidad.
Esto se muestra desde la desmotivación discreta sobre actividades homosexuales, hasta la prohibición explícita de la práctica del matrimonio entre personas del mismo género y la oposición social activa a la aceptación de la homosexualidad. Algunas religiones, como el cristianismo y el islamismo, afirman que la orientación homosexual es pecaminosa por sí misma. Otras, como la Iglesia Presbiteriana Ortodoxa, declaran que tan solo el acto sexual es pecaminoso. Otras aceptan completamente a los homosexuales. Otras, como Radical Faeries, fomentan activamente la homosexualidad.

Pages