Your browser (Internet Explorer 7 or lower) is out of date. It has known security flaws and may not display all features of this and other websites. Learn how to update your browser.

X

Navigate

Yin y Yang: El Equilibrio de un Todo

El yin y yang son dos conceptos del taoísmo, que exponen la dualidad de todo lo existente en el universo. Describe las dos fuerzas fundamentales opuestas y complementarias, que se encuentran en todas las cosas. El yin es el principio femenino, la tierra, la oscuridad, la pasividad y la absorción. El yang es el principio masculino, el cielo, la luz, la actividad y la penetración. Según esta idea, cada ser, objeto o pensamiento posee un complemento del que depende para su existencia y que a su vez existe dentro de él mismo. De esto se deduce que nada existe en estado puro ni tampoco en absoluta quietud, sino en una continua transformación. Además, cualquier idea puede ser vista como su contraria si se la mira desde otro punto de vista. En este sentido, la categorización sólo lo sería por conveniencia. Estas dos fuerzas, yin y yang, serían la fase siguiente después del tao, principio generador de todas las cosas, del cual surgen. Esta doctrina es fundamental dentro de la medicina china tradicional.

Vikingos y sus rituales funerarios

Gracias a la arqueología, las sagas y a la poesía en nórdico antiguo, y sobre todo, al relato de Ahmad ibn Fadlan se sabe que los vikingos solían incinerar a sus muertos en barcos funerarios. Los rituales que tuvieron lugar en tierra han permitido a los arqueólogos estudiar las diversas tradiciones escandinavas de la época de los vikingos.

Frecuentemente eran depositados en un barco o en un barco de piedra, y se les solía dejar ofrendas según el estatus y la profesión del difunto, entre las que podía incluirse el sacrificio de esclavos.

Después se creaba el túmulo amontonando sobre los restos de tierra o piedras. En Escandinavia se conservan muchos túmulos en honor de reyes y jefes vikingos, además de piedras rúnicas y otros monumentos funerarios. Los más célebres se encuentran en el cementerio de túmulos de Borre, en Noruega, y en Lindholm Høje y Jelling en Dinamarca.

El historiador Al-Masudi se refiere a uno de los rituales funerarios en los siguientes términos: Cuando alguien muere, su mujer es quemada viva con él; pero si quien fallece es la mujer, entonces el marido no corre aquella suerte. Cuando fallece un hombre soltero, se le casa después de muerto. Las mujeres desean vivamente ser quemadas con sus maridos, para poder así seguirlos al paraíso".

Algunas religiones permitieron la esclavitud

La esclavitud, es una situación por la cual una persona, el esclavo, es propiedad de otra, el amo. La Biblia contiene multitud de referencias a la esclavitud. No solo NO la condena, sino que la permite, y la regula. Especialmente en el Antiguo Testamento, pero igualmente, en el Nuevo Testamento. La Biblia, sea judía o cristiana, sea la Torá o el Viejo Testamento, no fue escrita por Dios, tampoco el Nuevo Testamento fue escrito por Jesús de Nazareth, quien es considerado por los cristianos como el "hijo de Dios". Esta es la verdad, todos los libros sagrados, como estos mismos indican, han sido escrito por seres humanos que dicen haber sido inspirados por Dios. Los Cuatro Vedas, el Popol Vuh, Los Cuatro Libros Clásicos de Confucio, El Corán, El Tao Te King, Las Biblias, católica, judía, cristiana, el Zend-avesta, el Libro de los Muertos, el Bhagavad Gītā, el Libro del Mormón, y otros tantos libros religiosos, todos -sin excepción- fueron escritos por personas, nunca por Dios. Sin embargo, judíos, cristianos y católicos han considerado y afirmado que la Biblia es la "Palabra de Dios". La prueba más fehaciente lo tenemos en la Biblia, si fuera la "palabra de Dios" tendríamos que decir que Dios permite la esclavitud, porque la Biblia la autoriza, como en Deuteronomio (24:7): En el antiguo Medio Oriente, las personas cautivas en la guerra eran convertidas en esclavas, y la ley del Código del Deuteronomio lo veía como una forma legítima de esclavitud.
.

Derecho de Pernada o de Primera Noche

La expresión derecho de pernada de "primae noctis", derecho de la primera noche, se refiere a un presunto derecho que otorgaba a los señores feudales la potestad de mantener relaciones sexuales con cualquier doncella, sierva de su feudo, que fuera a contraer matrimonio con uno de sus siervos. Este derecho tuvo, supuestamente, vigencia durante la Edad Media de Europa occidental como un componente del modo de producción feudal. El Diccionario de la Real Academia Española recoge la acepción estricta que acabamos de enunciar, pero también añade una segunda acepción coloquial, más amplia, referente al abuso de autoridad.

En la hacienda latinoamericana tradicional el "derecho de pernada" tuvo en ocasiones las características que normalmente se atribuyen al privilegio señorial de la Edad Media como es la entrega de la virginidad de la novia al cura o sacerdote, o al hacendado, en la noche de bodas.

Muchas de estas variaciones latinoamericanas del derecho de pernada fueron habituales hasta mediados del siglo XX. Y actualmente se siguen registrando casos en algunas regiones del continente.

Un rol emblemático en la erradicación del derecho de pernada en México se le asigna tradicionalmente a Pancho Villa, quien siendo un campesino muy joven sufrió la "afrenta" en su propia familia.

.

Sexo, Amor y Religión

La sexualidad y el amor tienen explicaciones, biológicas, psicológicas, genéticas, y de orden moral y religioso. En cuanto a algunas creencias judeocristianas, el texto del Génesis 3:7 muestra la conciencia de la desnudez como evidencia de la comisión de un supuesto pecado original. Algunas interpretaciones del texto bíblico sostienen que el pecado de Adán y Eva es una alegoría del acto sexual. Pero, según la misma Biblia, en Génesis 9:1, Dios dijo: "Creced y multiplicaos y poblad la tierra"... Y la vía para hacerlo es la relación sexual entre el hombre y la mujer. Así de simple, Dios estableció la sexualidad. También dijo al hombre: "Regocíjate o goza con tu esposa... y que sus senos te embriaguen a todo tiempo” (Proverbios 5:18, 19). Igualmente, invita a las mujeres a disfrutar de las relaciones sexuales, pues dice: El esposo debe satisfacer las necesidades sexuales de su esposa (Corintios 7:3). En el judaísmo bíblico el sexo no era un tabú y las relaciones sexuales entre cónyuges no eran pecado ni signo de falta de santidad. El pecado original no es el sexo sino el deseo de saber: Eva mordió el fruto del árbol del conocimiento. Por lo que es obvio que Dios estableció la sexualidad. Para los científicos, el amor, en sus primeras fases, se abastece fundamentalmente de química. En ese estado el cerebro produce sustancias que provocan euforia natural cuando estamos con nuestra pareja, y su ausencia desencadena un "síndrome de abstinencia" como otras drogas. Al igual que el resto de animales y seres vivos, los humanos llevamos en nuestros genes el instinto de "procreación" y de descendencia, que es en un principio lo que causa el efecto de enamoramiento.
.

Pages